Muda es un personaje híbrido de constitución humana pero con apariencia animal, creado a partir de un patchwork de muñecos de peluche.

Muda presenta una relación imposible entre animal doméstico y hombre domador.

Muda no tiene pies ni cabeza, no tiene brazos y para moverse tiene que arrastrarse. Se alza pero cae una y otra vez intentando obedecer a unas órdenes que no entiende.

Muda reflexiona entorno a la idea de piel i/o arquitectura del cuerpo. Una “segunda piel” que actúa como comunicador entre el mundo interno del ser humano y el exterior que le rodea. Idea de transformación, mutación, metamorfosis, prolongaciones del cuerpo.